fbpx
Home Cultivos El maíz, un protagonista de los sistemas agroalimentarios

El maíz, un protagonista de los sistemas agroalimentarios

by Cultiva Futuro
maiz-mexico

Existen registros del primer cultivo del maíz desde hace más de 9,000 años y hoy en día desempeña un papel esencial en los sistemas agroalimentarios mundiales, además su demanda está en constante aumento.

El maíz grano, es base de la dieta de la población mexicana, y parte de la trilogía de la alimentación prehispánica junto con el frijol y el chile.

Es una especie de gramínea anual originaria y domesticada por los pueblos indígenas en el centro de México​ desde hace unos 10,000 años. Tuvo su origen, con toda probabilidad, en América Central, de donde se difundió hacia el norte hasta Canadá y hacia el sur hasta Argentina.

Según pronósticos, en los próximos 10 años el maíz podría convertirse en el más cultivado y por ende más comercializado en todo el mundo, actualmente ya es el cereal con más volumen de producción. 

Lee también: MAÍZ AZUL, EL MENOS SUSCEPTIBLE AL DAÑO PROVOCADO POR INSECTOS

El éxito del maíz radica en su versatilidad, ofrece múltiples usos: como alimento para el ganado en economías desarrolladas y en desarrollo, como componente clave de la dieta humana en varios países de África subsahariana, América Latina y Asia, y para toda una serie de usos no alimentarios en todo el mundo.

El Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT) llevó a cabo una revisión de la producción, el consumo y el comercio internacional de maíz, analizaron los avances en la oferta y su demanda en los últimos 25 años.

El estudio se centró en el sur global, los sistemas agroalimentarios están transformándose y el maíz forma parte clave de ellos.  Los avances científicos han reforzado el poder del maíz en el mundo, el rendimiento del maíz ha aumentado, aunque de forma heterogénea, mientras que la superficie cultivada de maíz también se ha ampliado debido al fuerte crecimiento de la demanda.

La investigación determinó que esta transformación ofrece oportunidades de inversión en investigación y desarrollo (I+D) del maíz para determinar las formas en que la producción y la productividad pueden mejorarse significativamente sin ampliar la superficie de maíz ni crear impactos negativos en el medio ambiente.

You may also like

Leave a Comment